ZooControl - Pintor Torrado, 10 14006 - Córdoba - Telf. +34 957 202 920

El Blog de ZooControl

¿De qué manera se puede eliminar un nido de avispas?

Las avispas son los insectos que provocan más miedo entre la gente ya que su picadura duele y puede hacer daño. Incluso hay gente que es alérgica a su picadura y su vida puede correr peligro si le pica una avispa. Es por eso que cuando vemos un nido de avispas pensamos automáticamente en cómo poder eliminarlo. Así que toma nota que te damos a dar nociones de cómo quitar un nido de avispas.

 

¿Dónde puedo encontrar un nido de avispas?

 

Las avispas hacen sus nidos en rincones protegidos pero donde pueden acceder fácilmente. El sitio donde hacer el nido es escogido por la abeja reina, la cual es encargada de empezar a fabricar el avispero con material vegetal masticado. Luego son las obreras las que se ponen a trabajar para que el avispero crezca. Así que estate vigilante si ves avispas por casas ya que pueden estar creando un avispero.

 

¿Cómo puedo quitar un avispero?

 

Lo más aconsejable para quitar un avispero es que llames a una empresa profesional que se dedique a quitar los avisperos de forma segura y sin hacerles daño a las avispas. Y sobre todo ten en cuenta que nunca debes: prender fuego al avispero, golpearlo, usar insecticidas que no sean específicos contra las avisas y echarles agua. Con todo esto solo conseguirás enfadarlas.

 

Pero antes de quitarlo tienes que:

 

  • Protegerte con ropa gruesa y de manga larga metiendo guantes y calcetines por las mangas y perniles. Tapa bien tu cuello y tus ojos.
  • Quita el avispero de noche y sin linternas.
  • Ten prevista la forma de huir del sitio.

 

Técnicas para quitar un avispero

 

Para quitar el avispero puedes usar las siguientes técnicas. Eso sí, ten en cuenta que siempre es mejor que llames a un servicio profesional.

 

  • El humo ahuyenta a las avispas del avispero y ahí es cuando tu aprovechas y te deshaces del nido. Solo tienes que prender una antorcha y ponerla cerca del avispero para que el humo entre dentro. Con esta técnica no matarás a ninguna avispa.
  • Utiliza insecticidas específicos para avispas y rocíalo dentro del avispero hasta que no quede ninguna.
  • Puedes tapar el avispero taponando la entrada y la salida con masilla, yeso o cemento rápido

 

Estas son opciones caseras para quitar avisperos, pero no te olvides que no dejan de ser peligrosas y es por eso que te recomendamos llamar a una empresa profesional para que lo elimine.

 

Tipos de cucarachas más comunes en nuestros hogares.

Diseño sin título 9

En nuestros hogares hay unos pequeños invitados con los que no nos gusta encontrarnos, pues producen repulsión y asco. Son las cucarachas, insectos que con su aparición vienen a dar una señal de alarma sobre la necesidad de extremar la higiene. Pero además debemos preocuparnos porque son foco de riesgo para la salud.

Cucarachas hay de muchos tipos. Su cuerpo se compone de tres pares de patas, grandes ojos compuestos, largas antenas, un tórax dividido en tres segmentos y un abdomen fraccionado en diez partes. Su capacidad para esconderse, escabullirse, formar colonias, multiplicarse y resistirse a tratamientos ofensivos las hace un enemigo difícil de extinguir. La prevención de las cucarachas se basa en mantener una limpieza regular que elimine cualquier potencial fuente de alimento y dificulte los lugares para la anidación

Existen tres tipos de cucarachas. Por un lado la periplaneta americana, animal de 3,5 a 4 centímetros, con un característico color marrón rojizo brillante. Cuenta en su cabeza con una banda amarilla su cuerpo está cubierto por unas grandes alas que en el caso del macho son más alargadas. Otro tipo son las blatella germánica, más menudas, de solo 1,5 cms, con un color marrón claro y dos líneas paralelas en el tórax, siendo las hembras más delgadas. Por último están las blatta orientalis, similares a las americanas en tamaño, pero que son casi negras.

Tengamos en cuenta que el principal problema que representan las cucarachas, más allá de la repugnancia que producen, es que son transmisoras de bacterias en grado sumo por lo que arrastran consigo y trasladan de un lado a otro enfermedades que van desde la salmonelosis a la disentería o la gastroenteritis. Simplemente por el hecho de que uno de estos bichitos entre en contacto con un alimento, utensilio o una superficie es suficiente para que se produzca ese contagio. Sus excrementos son especialmente nocivos para la salud de manera que su presencia en el ambiente también puede llegar a ocasionar problemas de índole respiratorio.

Prevenir la aparición de cucarachas

Recuerda limpiar cualquier superficie que utilices para preparar comida, suelos, sumideros, baños y duchas, así como las maquinarias de hostelería, grietas y bajos de fregaderos o traseras de electrodomésticos, que son lugares preferidos para anidar. No dejes alimentos sueltos, siempre dentro de recientes que eviten olores que las atraigan. Dejar la cocina sin recoger por la noche no es una buena idea. No dejes líquidos estancados a su disposición, ni favorezcas humedades o tuberías obstruidas, pues el agua es indispensable para ellas y acudirán a esos lugares. Los muebles viejos o acumulación en trasteros favorecen su aparición. Desorden y caos es igual a cucarachas: toma nota.

Síntomas de la legionella

Diseño sin título 9

La legionelosis, también conocida como legionella, o es una enfermedad ocasionada por la bacteria Legionella Pneumophila. La primera noticia sobre ella a nivel mundial se tuvo cuando se produjo una epidemia de esta enfermedad en Filadelfia, en 1976, entre los participantes de una convención estatal de la Legión Americana. Esto llevó a bautizar esta dolencia como "enfermedad de los Legionarios" derivando que el nombre de la enfermedad se instaurara como legionelosis o legionela.

Hoy día, según datos de la Organización Mundial de la Salud, la legionela puede presentarse en cualquier zona del planeta.

Existen dos formas clínicas en las que la legionela se presenta: una de ellas se caracteriza por la infección pulmonar  que supone una neumonía con fiebre alta; la otra es la denominada fiebre de Pontiac, que presenta  un síndrome febril agudo. Se trata de una enfermedad que puede a ser grave y mortal, yendo desde la levedad de una tos leve hasta una neumonía de carácter grave que ocasione la muerte del paciente por falta de aire en los pulmones e insuficiencia multiorgánica.

La manera en que podemos contagiarnos de una infección por legionella viene condicionada por dos escenarios muy concretos. Primero el ámbito comunitario y segundo el hospitalario, Podemos adquirirla mediante el contacto con el vapor de agua contaminado con estas bacterias, o la tierra húmeda, algo que puede suceder en el entorno del hogar o lugares que frecuentamos como hospitales, edificios de oficinas o similar, en los que se presenten aguas calientes o unidades de aire acondicionado de gran tamaño. Nunca se transmite de un paciente a otro.

La más agresiva de estas bacterias es la especie L. pneumophila, se presenta en lugares como las aguas dulces de ambientes naturales, aunque hay un mayor riesgo en los sistemas acuáticos artificiales, que proporcionan entornos propicios para el crecimiento y la propagación de la bacteria, como las máquinas de aire acondicionado industrial. Instalaciones mal diseñadas, con  mantenimiento poco adecuado o nulo, favorecen el estancamiento del agua y la acumulación de nutrientes de la bacteria  que favorecen su multiplicación.

La legionelosis puede ser una enfermedad respiratoria leve o llegar a convertirse en una dolencia lo suficientemente grave como para provocar la muerte del paciente. Se estima que entre el 10 y el 40 por ciento de los adultos saludables cuentan con  anticuerpos, lo que evidencia una exposición previa al organismo. Los síntomas iniciales de la legionelosis muestran cuadros similares a los de la gripe, con dolores musculares, dolor de cabeza y tos seca, acompañados de fiebre alta, escalofríos y ocasionalmente diarrea. La situación de alta temperatura se corresponde con radiografías de tórax que suelen mostrar neumonía.

Para evitar contraer la legionella debemos tener cuidado con los lugares donde exista estancamiento de agua. Es imprescindible un mantenimiento adecuado de instalaciones mediante una desinfección continua de las mismas y el control de la temperatura. En casa es importante vigilar los filtros de grifos o duchas para que estén siempre limpios, e incluso purgar las tuberías con poco uso de ves en cuando. 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Acepto

Control de plagas de la madera - Termitas, Carcoma...